Un último paso:

Revisa ahora tu bandeja de entrada (o mira por si acaso en «Spam») para confirmar tu suscripción.

Así podré mandarte mi decálogo.